Curiosidades remedianas

Por: 

Fotos: 

Remedios, como todo pueblo antiguo, tiene fascinantes y místicas leyendas, vinculadas al fenómeno atmoférico de la lluvia.

Cuentan los pobladores más viejos de la villa que cuando eran jóvenes y se avecinaban días de lluvia, se escuchaba desde el camino que conduce a la cueva del Boquerón, en el Tesico, el croar de un sapo gigantesco que les anunciaba época de aguas a unos y pánico a otros. De tan viejo que era el animal, su cuerpo era escamoso y su croar se escuchaba a una legua de distancia. Al parecer murió muy viejo, porque nadie ha sentido más su estridente sonido.

Revista: 

Haga su comentario