El agua de la pecera

Por: 

El agua y su composición constituyen  el elemento más importante que se ejerce sobre los peces. Las diversas especies requieren diferentes tipos de agua: salada, salobre, dulce, dura, suave, etcétera. Los peces que vamos a tratar son de agua dulce. Para ellos podemos utilizar agua de pozo o la que recibimos en la casa del acueducto. Con relación a esta última hay que tomar precauciones, pues generalmente contiene cloro en cantidades suficientes para matar a los peces. Esto puede remediarse dejando reposar el agua uno o dos días antes de poner los peces; en este tiempo el agua pierde el cloro y se puede utilizar sin inconveniente, o suministrar aireación por cuatro horas.

Otra característica intrínseca del agua desde el punto de vista químico es la dureza (DH), la cual está determinada por su contenido de calcio y magnesio; el contenido de iones hidrógeno en el agua se conoce como pH y nos indica el grado de acidez. Existen métodos químicos que permiten determinar los valores del pH y DH del agua. El pH o índice de acidez se determina en los laboratorios mediante instrumentos llamados pehachímetros. El papel indicador cambia su color en dependencia del pH medio.

La gama del pH va desde 0 hasta 6.9 para los valores ácidos, con un punto medio de 7.0 para las sustancias neutras, y llega hasta 14 para las soluciones alcalinas. Sin embargo, a los acuaristas les interesan los valores entre 6.4 y 7.6, pues solo en este rango limitado es posible la vida en los medios dulceacuícolas. Los vivíparos prefieren las aguas alcalinas, mientras que las tetras neón (Hyphessobrycon innesi) requieren para su reproducción aguas con pH de 6.5 - 6.6.

La dureza, otra cualidad mencionada, es tan importante y decisiva como la anterior. Cuando en el agua hay disuelta una cantidad de sales de calcio y magnesio se dice que el agua es dura. Si no sucede así, entonces es blanda. Si las sales presentes son carbonatos, la dureza será temporal, por cuanto puede disminuirse mediante la ebullición del agua.

La permanente es producida por sales en forma de cloruros y fosfatos. Para reducirla hay que recurrir a medios químicos. La suma de ambas  constituye la dureza total.

Existe una manera muy práctica para determinar la dureza de las aguas de las peceras: si al evaporarse deja en los cristales incrustaciones blancuzcas a amarillentas, es muy dura.

En dependencia de su dureza temporal se conocen los tipos de agua que se relacionan en la tabla siguiente:

 

Clasificación de las aguas según su dureza

 

Tipos de aguas                             DGH                                     Ppm de CaCO2  

Muy blandas                                0 -  5                                            0 -   90

Blandas                                        6 - 10                                         91 - 180

Semiduras                                   11 -15                                        181- 270

Duras                                          16 -20                                        271- 360

Muy duras                                  21 -30                                        361- 540

Duras en exceso                         Mayor de 30                             Mayor de 541

 

Haga su comentario