FLORA Y FAUNA

El cocodrilo cubano

Cocodrilo El nadador que convivió con dinosaurios

Aunque se plantea que son semiacuáticos, lo cierto es que se desenvuelven mucho mejor en el agua. Sus paseos por tierra son esporádicos, se arrastran sobre el estómago, mientras empujan con las patas. Si necesitan trasladarse a lugares distantes, despegan el cuerpo del suelo y lo único que arrastran es la cola. De todas formas —por muy rápido que quieran moverse— el límite de velocidad ronda los 17 kilómetros por hora.

Este depredador acuático, gracias a sus indiscutibles habilidades natatorias, suele ser muy efectivo en la captura de los animales que le sirven de alimento. Generalmente se halla en agua dulce, aunque también puede verse en estuarios salados y en ocasiones realiza incursiones en el medio marino.

Los dientes son muy filosos, aquellos que se caen o fracturan, son renovados. Los clava en la presa para sumergirla hasta ahogarla. Si es pequeña, la engulle completa. En caso de ser demasiado grande, su incapacidad de masticación lo obliga a sacudirla, con lo que al retorcerla va desgarrándola, y luego se traga los pedazos enteros. Su demoledora mordida lo sitúa entre los más temidos representantes del reino animal.

El cocodrilo cubano —que vive solo en Cuba— posee singularidades. Tiene el hocico relativamente corto y puede medir hasta tres metros y medio de longitud. La cinematografía ha ayudado a crearle una imagen amenazadora —en la que se hiperboliza su agresividad— donde se le presenta como un devorador de humanos por excelencia. En realidad el miedo debería tenerlo el cocodrilo hacia el hombre, quien lo caza indiscriminadamente en muchos países, debido a su piel, muy codiciada en la industria peletera, donde se utiliza para la confección de gran número de artículos. También es consumida la carne, mientras los dientes se emplean para fijar aromas en perfumería. Paralelamente, se comercializan las crías de cocodrilo y caimanes como mascotas.

Posee gran tamaño —además de tener una figura poco común en la naturaleza— donde se destaca la ancha y aplanada cabeza, de forma triangular, y de modo especial las impresionantes mandíbulas, portadoras de dientes muy agudos, el dorso del cuerpo cubierto de placas óseas, con escamas en la región abdominal y lateral. A ello se añade el desplazamiento lento y cauteloso como si se mantuviera en permanente estado de guerra. Esas características motivan un sentimiento de miedo en muchas personas, quienes lo ven como un animal feo. No obstante, lo invitamos a observar las imágenes que acompañan el presente trabajo, para que pueda comprobar que no es tan feo como lo pintan.

 

Delfín, ¿cuál es tu nombre?

Cuando los delfines se llaman entre sí se identifican gracias a un sello individual, una especie de nombre propio de cada uno, según muestra un estudio de estos cetáceos en estado salvaje. Es sabido que las ballenas y los pingüinos utilizan señales para mantener la cohesión de un grupo: en tales casos la misma señal es utilizada por varios individuos. Algunas especies de aves particularizan su canto para identificarse. Los seres humanos, por su parte, se nombran para distinguirse unos a otros. Los delfines adoptan una estrategia similar.

 

El más veloz de los animales marinos

El pez vela alcanza una velocidad de 30 metros por segundo, o sea, unos 109 kilómetros por hora. Esta facultad le permitiría recorrer una piscina olímpica en menos de cuatro segundos. Tal hidrodinamia  la logra gracias a una aleta caudal muy poderosa y a la prolongación de su mandíbula superior.

Con sus tres metros de largo y sus cien kilogramos de peso, es uno de los animales más elegantes del océano. Frecuentemente se le suele confundir con el marlin y el pez espada, con los que tiene en común sus espectaculares saltos fuera del agua, pero pertenecen a familias diferentes.

Emplean moderno sistema GPS

Especialistas franceses y suizos han observado el comportamiento de los grandes albatros en el océano austral. Pudieron estudiar a distancia sus menores movimientos, gracias a pequeños receptores colocados en el dorso de los animales.

¿ACASO SE SUICIDAN LAS BALLENAS?

Primero de enero de 1979 la pequeña playa de Mulegé, en el sur de la Baja California, presenta un aspecto dantesco. Exactamente 56 ballenas adultas han perecido sofocadas por su propio peso, y las autoridades locales ordenado rociarlas con petróleo para incinerarlas. La densa humareda oscura y el nauseabundo olor a carne quemada, sellan un nuevo e inexplicable evento de suicidio colectivo, considerado el tercero en importancia del que se tiene noticia en el mundo.

La mar de hipótesis

Nutrias contaminadas por... gatos

Un estudio realizado en la Universidad de California muestra que en el organismo de más de cien nutrias de mar encontradas muertas en la costa del Pacífico, se halló el Toxoplasma gondii, un parásito que los gatos domésticos eliminan en sus heces fecales.

Conservado en el estómago del pingüino

La sorprendente capacidad del pingüino real para conservar el alimento entero en su estómago, sin digerirlo, intrigó a biólogos del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Strasburgo, quienes aislaron una molécula segregada en este órgano, llamada esfeniscina –de ahí el nombre de la familia de estas aves marinas, Spheniscidae-, un péptido que parece neutralizar las bacterias del estómago y les impide degradar los alimentos.

Vigor de dinosaurio

La gran mayoría de los reptiles están obligados a detener su marcha para respirar. El aligator, sin embargo, puede hacer ambas cosas al mismo tiempo, una peculiaridad que compartía con sus parientes cercanos, los extintos dinosaurios, que eran animales muy activos. El secreto es el mismo en ambos casos: la existencia de un hueso pélvico que les permite oxigenarse mientras corren.

Sabios cubanos como Poey y Parra se interesaron en este curioso pez

Manjuarí: un tesoro de Cuba

Del manjuarí, el investigador portugués Don Antonio Parra diría que sus "escamas de piedra están colocadas en tal unión y armonía, que solo pueden ser obra del Soberano Autor de la Naturaleza". Esta descripción aparecería en el libro Descripción de diferentes piezas de Historia Natural, las más del ramo marítimo, que Parra publicó 1787 y es considerada la primera obra científica de Cuba. Pero los orígenes de este pez se remontan hacia mucho antes.

Para algunas especies, 20 millones de años son nada

Criadora de peces

La Sierpe, una de las estaciones de alevinaje de más experiencia en la reproducción de especies de agua dulce, principalmente los ciprínidos –carpas, tencas y amuras-, cuenta en su fuerza laboral con mujeres y hombres avezados en las técnicas que conducen a buenos resultados en la obtención de especies prolíferas para poblar los embalses locales de Sancti Spíritus, y disponer de millones de pececillos  posteriormente distribuidos en  granjas acuícolas de otras provincias.

FAUNA DEL CARIBE

Las aproximadamente 150 000 especies de animales marinos que en números redondos han recibido nombre, representan solo una parte de la fauna marina total. De todas formas, esta cifra viene a ser solamente una sexta parte del número total de especies animales, por lo que se afirma a pesar de su gran extensión, el mar tiene una fauna relativamente pobre, lo cual es una consecuencia del menor número de oportunidades para el aislamiento que ofrece, unido a la mayor uniformidad general que no estimula en tal grado la evolución.

El Manjuarí de Cuba. Un Fósil viviente

El manjuarí

La ictiofauna de agua dulce de las Bahamas, Cuba, La Española, Jamaica, Puerto Rico y las otras pequeñas islas que integran el grupo de las Antillas incluye aproximadamente 59 especies propias de agua no salada, 24 introducidas con diversos objetivos y 50 especies marinas que entran u ocasionalmente viven en dicho medio

La manta

¿Existen los tiburones planos? Probablemente la respuesta de los más apurados sería ¡No! Otros responderían con asombro: ¿Tiburones planos? Pero sí, sí existen los tiburones planos, solo que los conocemos con otro nombre, al menos viendo las cosas con cierto sentido del humor.

Pulpos

Sexualidad en los pulpos

El estudio de los pulpos en estado natural es muy difícil, ya que estos animales huyen a la menor señal de peligro. Sin embargo, una bióloga de la Universidad de Berkeley en California, pudo observar, casualmente, una población de ellos en mares de Indonesia y llegar a resultados sorprendentes sobre ellos

Corales

En este singular combate, lamentablemente los corales tienen todas las de perder, como lo evidencia el blanqueamiento y muerte de estos seres que habitan nuestro planeta hace 200 millones de años

Páginas

Subscribe to RSS - FLORA Y FAUNA