ACUARIOFILIA

El Guppy es el primer pez recomendado

El guppy

Difundidos en casi todas las regiones del orbe, el guppy es el primer pez recomendado a los principiantes en acuariofilia debido a su fácil adquisición, cría y mantenimiento en peceras hogareñas.

Una de las especies de peces de agua dulce más difundida en casi todas las regiones del orbe y preferida por los acuariófilos de Cuba y el resto del mundo es el guppy. El intenso cromatismo, la variedad de combinaciones y diseños a nivel de escamas, su resistencia a las condiciones de cautiverio y su fácil gestión reproductiva le han convertido en una mascota acuática peculiar y querida por infinidad de familias amantes al arte de la acuariofilia.

Conocido en voz popular como guppy, su nombre obedece a la denominación que le otorgara el naturalista John Lechmere Guppy, quien encontró un gran número de especímenes en las cuencas fluviales de la caribeña isla Trinidad.

 Guppies en casa

Hábil e incansable nadador, el guppy gusta de peceras cuya proporción entre largo y alto sea de tres a uno, o lo que es igual, recipientes alargados y de poca altura, aunque esta última variable exige como mínimo los 20 centímetros, indispensables y el crecimiento adecuado de las plantas acuáticas.  Es importante que el acuario sea decorado con abundante vegetación, para que las hembras puedan refugiarse del constante acoso de los machos, así como el numeroso caudal de crías, las que protegeremos de la voracidad de los ejemplares aún inmaduros sexualmente o de otras especies de peces que podamos colocar en la pecera. Se recomienda la tenencia no menor de tres hembras por cada macho, teniendo en cuenta la elevada disposición sexual de los primeros.

Poseen un comportamiento tranquilo y pacífico con respecto a otras especies, en particular con platties y colisables. Aunque se adaptan a condiciones disímiles de agua, es aconsejable velar por una temperatura que oscile entre los 24 a 28 grados Celsius. Quienes tienen acuarios con aditamentos tecnológicos medidores de las condiciones químicas, estos valores serán de utilidad: el pH debe ser siete (neutro) y el agua moderadamente dura.

El guppy es omnívoro, o sea, come alimentos vivos y vegetales. Gusta de ingerir larvas de mosquito, artemias, daphnias y tubifex. Las escamas industriales las aceptan con agrado, pero si queremos que nuestros peces crezcan fuertes, sanos y coloridos lo mejor es proporcionarles una dieta variada. Se deben alimentar de tres a cuatro veces al día en poca cantidad, ya que tienen el tubo digestivo corto y corremos el riesgo, además, de corromper el agua con los restos que caen al fondo y no son consumidos.

Estos peces son ovovivíparos, es decir, incuban los huevos fertilizados en el interior de las hembras, sin que se establezca una relación materna filial en cuanto a la nutrición de los embriones, característica que otorga la autosuficiencia a los alevines una vez que nacen.

El cortejo reproductivo se inicia con una serie de “bailes” o movimientos que realiza el macho en torno a su pareja. El ritual tiene como objetivo ver si la hembra se muestra presta a aparearse en un primer momento, y de ser receptiva, entonces le pasará los espermatóforos o saquetes de esperma que ella podrá utilizar en varios partos. La gestación suele durar entre cuatro y seis semanas, tras las cuales nacerán de 30 a 60 alevines.

Aunque con generalidad se recomienda separar a los padres de las crías, en el caso de los guppies no es necesario, siempre que los padres hayan alcanzado la madurez sexual y el recipiente o pecera esté acondicionado con abundante vegetación capaz de brindar refugio a los pequeñines.

Para su alimentación durante los primeros días será pertinente suministrarles una dieta a base de nauplios de artemia, escamas industriales trituradas, o la introducción en la superficie del agua de flores de mar pacífico y cáscaras de plátano, las que ayudan a fomentar una masa rica en organismos microscópicos, verdadero manjar para los recién nacidos.

RASGOS MORFOLÓGICOS COMUNES

Pez disco

Entre los peces más populares de la acuariofilia de agua dulce, sin duda, destaca el disco. Podemos afirmar que debido a su forma, porte, colorido y comportamiento la mayoría de aficionados al acuario acaban por mantenerlos. Pertenece al género Symphysodon y es un cíclido de origen sudamericano, específicamente de las zonas bajas del río Amazonas y sus afluentes. En los comienzos, la afición de criarlos solo estaba al alcance de algunos privilegiados. Esta situación se ha revertido gracias al avance de la técnica y al origen de criaderos de la mayoría de los especímenes que se pueden hallar en los comercios.

En la naturaleza podemos encontrarlos en hábitats muy dispares en función del tramo del río y de la época del año, ya que es común que se produzcan crecidas importantes que inundan las tierras colindantes. Habita en zonas muy pobladas de depredadores, lo que lo convierte en un animal precavido que siempre se encontrará cerca de la vegetación o algún objeto que le sirva de refugio.

Fuera de la época de cría, estos peces presentarán un comportamiento gregario, o sea, habitarán en cardúmenes o grupos numerosos, siempre al mando de un pez dominante, en busca de alimento. Durante la época de las crecidas se vuelven más territoriales aprovechando el mayor espacio disponible para crear dominios.

Debido al gran interés que despierta este género entre la afición, podemos encontrar muchas variedades diferentes, todas ellas producidas en cautiverio, lo que puede causar cierta confusión sobre la cantidad de especies reales existentes. En estado salvaje se pueden agrupar en: Heckel o Symphysodon discus y Aequifasciata. El grupo de los Aequifasciata se subdivide en tres subespecies: Symphysodon discus aequifasciata o disco verde, Symphysodon discus aequifasciata axelrodi o disco marrón y el Symphysodon discus aequifasciata haraldi o disco azul. De estas derivan el resto de variedades logradas en cautividad.

RASGOS MORFOLÓGICOS COMUNES

Independiente a la variedad y/o especie que mantengamos, existen una serie de rasgos comunes a todos los discos. Son de forma redondeada, altos y comprimidos en el lateral. La aleta dorsal se prolonga desde la cabeza hasta el nacimiento de la caudal. La anal es también muy grande y abarca desde las ventrales, que son de forma alargada, hasta el nacimiento de la caudal. Los discos, más allá de la coloración, presentan nueve rayas verticales repartidas por el cuerpo, no siempre visibles. Las tres principales: la que atraviesa verticalmente el ojo, la central que va de arriba a abajo del animal y la presente en el nacimiento de la aleta caudal. Las rayas se vuelven más visibles en estado de excitación del pez.

Otro rasgo común es el cromatismo rojo apreciable en los ojos, denotativo de madurez sexual. También poseen una marcada línea lateral carente de coloración. Las diferencias entre sexos son escasas y su determinación es compleja fuera de la época de cría. Aunque existen elementos de juicio utilizados para el sexuado de los discos, estos no son siempre determinantes, puesto que dependen de las condiciones en las que se hayan criado los animales. Sin lugar a dudas, la observación de sus órganos genitales determinará el sexo de los peces. Durante el período de cría, la hembra muestra un órgano ovopositor de cabeza redondeada claramente visible, de unos dos centímetros entre las aletas ventrales y el nacimiento de la aleta anal. El macho presenta un espermiducto de menor tamaño y acabado en punta.

MANTENIMIENTO EN ACUARIO

Aunque los discos están al alcance de casi todos los aficionados, no podemos por ello bajar las condiciones de su mantenimiento. Lo primero que debemos tener claro es el espacio que requieren, no olvidar que se trata de peces de cierto tamaño que pueden alcanzar en ocasiones los 25 centímetros de altura. Aunque acostumbran a llevar una vida sosegada, debido a las rencillas y sobresaltos nadarán velozmente de un lado a otro del tanque. Por ello conviene dotarles de la suficiente longitud en la pecera para que no se golpeen contra los vidrios. El ancho del tanque también resulta de importancia, ya que es conveniente decorar la parte trasera del mismo con abundante vegetación, para que los discos puedan refugiarse y sentirse seguros.

La longitud no debe ser nunca inferior al metro y la altura ha de ser de 50 cm o superior, ya que ellos habitan aguas medias y solo se sentirán protegidos de las aves con la suficiente agua por encima de ellos. El ancho será de aproximadamente 40 cm, lo que garantizará la creación de dos zonas: la frontal, libre para que los animales naden, y la trasera, plantada como refugio.

El primer factor que debemos tener muy en cuenta es la temperatura del agua. Los discos prefieren aguas cálidas. El rango óptimo de mantenimiento es entre los 27 y los 30 grados Celsius. Por debajo de este límite son muy propensos a desarrollar enfermedades. Otra consideración a tener con estos animales es la estabilidad de las condiciones acuáticas, ya que son muy sensibles a las variaciones bruscas. Si se ha de modificar algún parámetro esto se hará de forma paulatina.

El mantenimiento está reñido con el de un tanque muy plantado. En estos últimos se requiere una gran cantidad de luz que no agradará a los animales porque los vuelve más vulnerables a la detección de los depredadores. Por otro lado el rango de temperatura al que se debe mantener a estos peces, causará problemas en las plantas que se ven perjudicadas con valores superiores a los 26 grados Celsius.

Otro problema añadido al mantener discos y gran cantidad de plantas, es la necesidad de realizar sifonados frecuentes que se verán entorpecidos. Los objetos decorativos que introduzcamos en el tanque han de estar desprovistos de aristas o puntas con las que se pueden dañar los animales al realizar rápidos movimientos. Cuenta dejar suficiente espacio libre para las rocas a colocar sobre el fondo. Por ello descartaremos desde el inicio las rocallas y nos decidiremos por pizarras y similares. Los troncos y raíces han de ser lavados y cepillados convenientemente antes de ser introducidos.

A los discos, al ser una especie que vive rodeada de múltiples depredadores, les gustan los sustratos oscuros formados por lava volcánica o gravillas de granulometría media. Esto potenciará su coloración. De lo contrario perderá color al tratar de confundirse con el medio.

Las plantas juegan un papel importante en este tipo de acuario, porque sirven de protección ante cualquier señal de alarma y esto reduce los niveles de estrés de los animales. No es aconsejable colocar una vegetación espesa porque debido al tamaño de los peces y su trayectoria natatoria sería muy común que las desplantaran. Las plantas más recomendables son las especies del género Echinodorus o Espadas del Amazonas son adecuadas por el gran tamaño de sus hojas lo que resulta muy atractivo al mantener peces de tamaño relativo. Elegiremos variedades de raíz como Echinodorus amazonicus, major, bleheri, Vallisneria gigantea, spiralis y Mayaca fluviatilis.

Otras no originarias de Sudamérica, pero con gran capacidad de adaptación a diversas calidades acuáticas serían las Cryptocorinas (Cryptocoryne wendtti, walkeri o ciliata por ejemplo). Por su gran resistencia son propicias para acuarios oscuros las de Anubias como la barteri y nana. También podemos elegir otras como Ambullias, Aponogeton crispus y ulvaceus o Hygrophila. Especies de Riccia o Vesicularia son idóneas para mantener el acuario oscurecido, lo que potenciará la coloración de estos peces al reducir su estrés.

 

 

Los llamados peces para principiantes

El género Poecilia, en la clasificación moderna, incluye cuatro subgéneros: Lebistes, Poeecilia, Limia y Pamphoicyhys.

El subgénero Lebistes, del cual nos ocuparemos aquí, está integrado por cinco especies: Poecilia (Lebistes) reticulata, P. parae, P. picta, P. branneri y P. amazonica.

Acuarios plantados con Cuba

En la década de los 30 del siglo pasado se inició en los Países Bajos un nuevo estilo en la acuariofilia llamado Acuario Holandés. Su peculiaridad es que se enfoca en las plantas: su disposición, colores, texturas y la dimensión de tallos y hojas.

Puede llevar peces que no ingieran plantas ni afecten la decoración, como pequeños tetras, y su papel sería simplemente utilitario.

El agua de la pecera

El agua y su composición constituyen  el elemento más importante que se ejerce sobre los peces. Las diversas especies requieren diferentes tipos de agua: salada, salobre, dulce, dura, suave, etcétera. Los peces que vamos a tratar son de agua dulce. Para ellos podemos utilizar agua de pozo o la que recibimos en la casa del acueducto. Con relación a esta última hay que tomar precauciones, pues generalmente contiene cloro en cantidades suficientes para matar a los peces.

El equilibrio del acuario

Una vez preparado el acuario, se recomienda esperar unos días ante de poblarlo, de manera que los cambios químicos que ocurren en el agua debido a la interacción de los elementos no afecten a los peces.

Completado el acuario, viene entonces el problema de su mantenimiento. Aquí es preciso insistir en algo que es fuente de preocupación para el principiante: cuándo se le cambia el agua a la pecera.

Accesorios básicos del acuario

Aunque basándonos en el equilibrio biológico podemos mantener nuestro acuario en óptimas condiciones, existe una serie de dispositivos y accesorios que pueden ayudarnos en este sentido.

Observamos la importancia del oxígeno y del dióxido de carbono. Estos se intercambian con la atmósfera circundante a través de la superficie. Como en el aire hay más concentración, éste se va disolviendo en la superficie del agua e incorporando a ésta; igualmente ocurre cuando aumenta la concentración de CO2,  pasando desde el agua a la atmósfera.

Acuarofilia en Festival

El pasado 12 de agosto, quienes tuvieron el placer de visitar el edén ecológico capitalino conocido como Quinta de los Molinos, se encontraron con una maravillosa sorpresa.

Allí, donde la naturaleza prima por encima de todo, el color verde de la vida se hace notar a cada segundo y el aire, como por arte de magia, se le siente una pureza sin igual, un suceso se llevaba a cabo desde hacía varios días: el festival de Acuarofilia.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS (I)

Tener un acuario conlleva tener que cambiarle el agua periódicamente, es parte del hobby. En ocasiones pensamos que mientras más costoso es el sistema de filtrado mejor es.

Gambusia Cubana

Oriunda de la región oriental de Cuba, es un pez de intenso cromatismo que goza de gran aceptación en todo el orbe. Descrita a mediados del siglo XX por el reconocido ictiólogo cubano Luis René Rivas —continuador de la obra magna del excelso Felipe Poey y Aloy—, la gambusia cubana, identificada con el nombre científico bucheri es oriunda de la región oriental de la Mayor de las Antillas. Los primeros avistamientos de la especie se producen en la época colonial. Existen referencias de estudios primarios realizados por el propio Poey y posteriores discípulos suyos.

Cuidado de las plantas en las peceras

Las plantas son un elemento esencial en la decoración de un acuario, ya que junto a su movimiento, está el de los peces, lo que produce un bonito contraste con la quietud del agua.

Preguntas y Respuestas. Sembrar las plantas

Las plantas dan el acabado final al acuario y le otorgan el colorido y la belleza que apreciamos en ellos, representando los peces la mayor parte de las veces un complemento del conjunto. Pero uno de los temas más debatidos es: ¿sembrar o no sembrar las plantas?.

Alimentar las larvas

Una de las mayores dificultades cuando criamos peces es no sólo saber con qué comida alimentar a las larvas y cuando hacer un cambio en su dieta. Y es que cada tipo de pez necesita de una alimentación específica en cada etapa de crecimiento. El siguiente trabajo  ayudará a resolver estos problemas

Los killis

Popularmente llamados “carpas dentadas”, los killis son peces ovíparos de gran colorido y belleza que habitan en todos los continentes, a excepción de Oceanía y la Antártida. En el siguiente trabajo hablamos de  sus enfermedades,  como mantenerlos en el hogar y la adecuada selección de las plantas, cuyas características exigen precisión en el tipo de iluminación y condiciones fisicoquímicas del agua

 

Otras especies para el acuario en casa

Como es conocido la acuariofilia es el arte con el cual conseguimos que las especies de nuestros acuarios, se encuentren lo suficientemente a gusto, cumpliendo un ciclo vital que debe corresponderse, lo más posible, a la vida real en su medio de origen.

 

Páginas

Subscribe to RSS - ACUARIOFILIA