Por: Magaly Joglar Groning y Reynaldo García Castellanos

El 19 de enero de 1809 nace en Baltimore, Estados Unidos, el escritor, poeta y crítico estadounidense Edgar Allan Poe, quien universalmente ha sido reconocido como un maestro del género de terror. Sus obrashan sido adaptadas tanto al cine como a la televisión, con lo cual logró una singular popularidad en todo el planeta.

Su singular vida es tan apasionante como buena parte de sus cuentos. Su corta existencia estuvo a menudo marcada por la depresión y la melancolía, y su afición al alcohol y las drogas contribuyó a su prematura decadencia.

Muy temprano su padre abandona a la familia y a los dos años quedó huérfano de madre.  Fue educado por un acaudalado hombre de negocios de Richmond, Virginia. Su formación fue cuidadosa y típicamente sureña. Aprendió de los negros la sonoridad del ritmo, con el que lograría una extraordinaria poesía, así como las leyendas del mar que escuchaba en los relatos de los marinos que negociaban con su padre. Durante su infancia ya sabía inventar fantásticas historias que daban muestras de su particular pensamiento.

En su juventud estudió durante un año en la Universidad de Virginia, pero su afición al juego y a la bebida provocó que resultara expulsado de esta alta casa de estudios. En Boston y durante 1827 publica anónimamente su primer libro, Tamerlán y otros poemas. Poco tiempo después se alistó en el ejército, en el cual permaneció durante dos años.

En 1829 aparece su segundo libro de poemas, Al Aaraf. En 1832 sale a la luz su tercer libro, “Poemas y en ese propio año su cuento “Manuscritohallado en una botella”, resultó ganador de un concurso patrocinado por el Baltimore SaturdayVisitor. En 1836 contrajo matrimonio con su joven sobrina, de tan sólo catorce años de edad.

En el año 1847 falleció su esposa, cuya larga enfermedad convirtió al matrimonio en una angustiosa experiencia.

Poe enfermó y dos años después es encontrado en la calle, semiinconsciente y es ingresado en el hospital. Cuatro días más tarde, el 7 de octubre de 1849, falleció en medio de atormentadores delirios yconstantes imágenes de terror que hostigaban su agotada mente.

Su única novela: Las aventuras de Arthur Gordon Pym,  (1847) consta de 25 capítulos y narra las peripecias de dos jóvenes, Pym y Augusto, que viven en la isla de Nantucket,  famosa por su puerto de pesca y la caza de ballenas y están dispuestos a navegar en mares bravíos.

En sus aventuras zozobran más de una vez y son rescatados después de sufrir largas angustias, incluyendo una peligrosasublevación, de la cual sobrevivieron gracias a un amigo, DirkPeters, uno de los sediciosos, con quien logran controlar la nave mientras esperan una tormenta.

Los amotinados son asesinados o arrojados al mar, excepto uno, Richard Parker, grumete de la misma el cual está dispuesto ayudarles a dirigir la embarcación. Sin embargo una tormenta los hace naufragar y los cuatro logran sobrevivir, pero sin provisiones y sólo con una botella de Oporto, se enfrentarán a una posible muerte segura por hambre y sed.

Transcurre el tiempo sin posibilidad alguna de ser rescatados, y es entonces que Parker sugiere que uno de ellos debe servir como alimento a los demás. Después de seleccionar cada uno una paja, le corresponde al propio grumete ser sacrificado por haber cogido la más corta. Esto da un respiro a los demás, pero Augusto pronto muere a causa de las tantas heridas recibidas en varias tormentas enfrentadas mientrasPym y Peters flotan moribundos en el casco boca arriba, cuando son rescatados por una barca de Liverpool.

Aun cuando la aventura es mucho más extensa, sólo utilizamos este fragmento pues aunque resulte increíble, 47 años después de publicada esta novela, en 1884, la yola Mignonette zozobró al sur del océano Atlántico, logrando salvarse sus cuatro tripulantes a bordo de un bote; acuciados por el hambre, decidieron asesinar y comerse a uno de ellos que, enfermo y desnutrido, se encontraba en franco estado agonizante. Se trataba del que había sido grumete de la yola, cuyo nombre era Richard Parker.

Premonición, casualidad ¿Qué piensa usted amigo lector?