Filtros Biológicos

Por Mercy Iglesias Ortega y Radel Ramírez

Colaboración de Yuniet Martínez de Santelices

 

 

La importancia de poseer un sistema de purificación radica fundamentalmente en la mantención de una buena higiene. Los llamados filtros son utilizados para ejercer esta función, pero en caso de no poseerlo, ¿qué solución podemos encontrar?

En busca de una solución un equipo de la revista Mar y Pesca se acercó́ a un joven piscicultor, Yuniet Michel Martínez de Satelices, quien lleva varios años dedicado al maravilloso mundo de la acuariofilia. Contento y sin reserva alguna, accedió́ a dialogar con nosotros.

Al llegar a su casa fue impactante el primer encuentro con su acuario. Grande, de colores vivos y diversos, ese pequeño ecosistema desprendíáuna magia silenciosa. La claridad de sus cristales era increíble y la pureza del agua fácilmentecompetíá con el manantial más puro.

“Aquí́ todo tiene que funcionar como un reloj o de lo contrario nada se logra”, dice nuestro anfitrión. “Los elementos tienen que estar acoplados de tal forma, que las manos del criador apenas deben tocar la pecera”.

Los materiales utilizados en este medio son bastante inusuales. Podemos hallar una esponja sintética, varias biobolas, trozos de tuberíá de PVC, acrílico, zeolita y otros más.Este método no posee similitudes con el comúnmente empleado.

A excepción del motor, que sı ́ es de producción industrial, todo es en su mayoría de fabricación casera. La materia prima la podemos obtener en cualquier trastero de la casa.

Lo primero que encontramos son las biobolas, las que puede construir uno mismo. Ahí ́es donde se asientan colonias de bacterias que, con la ayuda del oxígeno, se encargan de procesar las toxinas producidas por los restos de comida y ayuda a la eliminación de componentes nocivos.

Para su confección como se explicó́anteriormente son confeccionadas con tuberíá de PVC de media pulgada. Se divide en varios segmentos de aproximadamente cinco centímetros. Luego con un barreno se abren varios orificios, alrededor de cinco o seis. Se hace una bolsa y se ponen dentro, para lo que se puede usar una media calada de mujer.

La esponja puede ser de unos 15 cm. Esta se lava solamente con agua hervida, y nunca debemos usar detergente. Es importante saber que nada puede lavarse con ningún producto químico.

La zeolita es muy utilizada hoy en día, sobre todo en el sector agrícola. Puede contribuir a la eliminación de ciertas sustancias tóxicas como el amonio y el nitrato. El mineral se compra en las tiendas de consultas agropecuarias que tiene el Ministerio de la Agricultura en los barrios.

Como se expuso antes, para fabricar nuestro filtro se puede recurrir a otros materiales. Uno es el perlón, vulgarmente conocido como guata, laque tiene que ser nueva. No es recomendable extraerla de un colchón viejo, pues ya está́ sucia. Además hay que tener siempre presente que una vez que esta se contamina debe ser desechada.

Otro material que podría servir es el carbón activo. Pero es mucho más difícil de conseguir, debido a su dificultaden cuanto a su manipulación,solo es recomendable que sea usadopor personas cualificadas.

Una vez conocidos los diferentes accesorios procedemos a explicar el proceso de montaje. Primero dividimos nuestro criadero en dos partes. Una donde se hallan los peces y plantas, y otra, mucho máspequeña, donde se ubicará el filtro. La división se hace poniéndose una nueva pared del mismo grosor e incluso se puede utilizar una lámina de acrílico de espesor similar.

Una segunda partición se fragmenta en tres: para la entrada del agua, las piezas y el motor.

En la primera subdivisión se hacen unas pequeñas ranuras en una esquina de abajo de la barrera, para que circule el agua sin que pasen los peces para el otro lado. En caso de ser de cristal se le hace una abertura y se rellena con el plástico.

En la segunda se coloca la gravilla de zeolita primero, la esponja sintética después, la bolsa de biobolas encima, donde se colocan de siete a ocho, y posteriormente una nueva esponja.

Una vez llegado el líquido a la tercera segmentación, el motor, que por ser industrial está totalmente sellado, hace recircular el agua, devolviéndola a su lugar de origen.

Este proceso es muy parecido a la fotosíntesis.

Como ven, el sistema es diferente al tradicional. Gracias al cual no se tiene que desmantelar la pecera para higienizarla, pues el agua siempre se mantiene clara. Nuestro colaborador nos dijo que debido a esto hacıá un año que él no limpiaba su tanque. Claro, siempre tuvo la ayuda de la flora que lo adorna.