INTRODUCCIÓN A LAS PINTURAS

Estimado aficionado, es posible que haya terminado un modelo y esté satisfecho con el resultado, pero desea darle más vida, pintarlo, barnizarlo,etc. Tal vez dispone de fotos donde se aprecian los colores del original y desea que su maqueta se vea de la misma forma. En este trabajo haremos un breve resumen que esperamos le sirva de guía básica, para lograr un mejor acabado.

En el modelismo es posible emplear una gran variedad de pinturas, pero son los esmaltes acrílicos y oleosos los que mejor se ajustan a las exigencias de esta afición, pues se adhieren sin dificultad sobre cualquier superficie. Pueden ser aplicados con pinceles o mediante aspersión, empleando el aerógrafo o un aerosol comercial (espray). En dependencia de la textura que se quiera obtener, será necesario poner una o varias capas. Cuando haya secado, es posible colocarle pegatinas u otros accesorios. No hay texto alguno que garantice al modelista novel que al aplicar un barniz los resultados serán los esperados; por lo que sugerimos que, antes de usar la técnica sobre su modelo, siempre pruebe cómo queda en una superficie similar.

Tipos de pinturas 
Aunque existen diversos tipos de pintura, daremos algunos detalles de las más comunes:

Óleo (del latín óleum, “aceite”): antiquísimo compuesto de pigmentos con un aglutinante de aceite, aunque en el modelismo naval se emplea poco, se utiliza para pequeños detalles o crear efectos de oxidación; debe usarse de forma diluida.

Acrílicos: es común designar así a las que tienen pigmentos similares al óleo, pero con ingredientes que permiten mayor variedad de matices, pueden disolverse en aguay su secado es más rápido. Son resistentes;no degradan ante el calor y la humedad. Los envases deben mantenerse bien cerrados, pues puede endurecerse.            
Acuarelas: Su uso en el modelismo depende de la maqueta que deseamos colorear, a veces requiere una base de esmalte mate y luego de secado se aplica la acuarela, usando tonos de oscuro a claro. Es útil para añadir breves pinceladas en determinadas zonas del modelo, acorde al tipo de este. Carece de brillo y seca bastante rápido. Tiende a cuartearse si la capa es gruesa, y se deteriora con la humedad.

Temperas: son parecidas a las acuarelas, pero en su composición incorpora alguna sustancia espesante como yeso en polvo; son conocidas también como gouache, placa, pintura para póster. Se diluyen en agua, si se comete un error o no gusta el resultado, puede rasparse. Seca rápido, pero es necesario aplicar barniz al terminar, pues tiende a desprenderse pasado algún tiempo después que ha secado.

Tinta: a veces llamada tinta de rotulista, se diluye en agua y ofrece una vasta gama de colores básicos y semitransparentes. Su acabado es parecido al de los esmaltes. Cuando seca, su aspecto es brillante y no es afectado por la humedad o el calor. Es útil para algunos detalles, pero no se recomienda para pintar toda una maqueta, pues precisa el uso del aerógrafo.          
Barniz: compuesto de aceites y resinas que, aplicados a una superficie bien seca y limpia, forman una capa protectora, que protege la pieza de la humedad. Su apariencia puede ser brillante, mate o satinada. Se comercializa en varios tipos y tonalidades, desde neutros hasta imitaciones de maderas. Para usarlo en modelismo, debe estar líquido, transparente y neutro. Su función en este caso es proteger la pintura, no sustituirla. Se aplica por capas con pincel, espray o aerógrafo.            
Disolvente: imprescindibles para diluir las pinturas, limpiar los pinceles y otros medios que emplee. Los esmaltes acrílicos, temperas, acuarelas y algunas tintas, se diluyen con agua, si es destilada mejor, pero no necesariamente. Los pinceles y aerógrafos se limpian con agua corriente o alcohol. El óleo, esmaltes y barnices, se diluyen con aguarrás, aceite de linaza o alcohol, según el tipo. Las herramientas pueden limpiarse con aguarrás o gasolina. No se recomienda el uso de acetona, keroseno o petróleo para diluir o limpiar.

Una recomendación (poner en una tabla al final del trabajo)

Al pintar una maqueta trate de ajustarse al marco histórico de la misma; le sugiero que investigue antes de pintar, pregunte y documéntese sobre qué colores se empleaban en el modelo original o la época en que este existió.

Por ejemplo, las chalupas del gran navío español Santísima Trinidad, deben tener el esquema de colores detallado en la Ordenanza del Real Arsenal de 1776.

Estimado modelista en ciernes; esperamos que estas informaciones le sean útiles en su empeño y le faciliten el trabajo en su taller. Dele vida a sus modelos y disfrute del resultado.