Taller y accesorios

Por: Tavo

Cómo organizar su taller y qué necesita el novel modelista naval

Además de algunas herramientas imprescindibles que debe tener quien gusta del modelismo, es necesario disponer de un sitio para trabajar, al que llamaremos taller. No se asuste por esa palabra, nos referimos a un lugar cualquiera de su casa, cuarto de desahogo o garaje, siempre y cuando sea un reducido pero acogedor rincón.

Debe tener una adecuada ventilación e iluminación, esto puede ser bajo una ventana o lo más cerca posible de una puerta. Por supuesto, su ubicación dentro de la vivienda no debe interrumpir el paso de sus ocupantes y es conveniente evitar que estos, o los vecinos, sean molestados por los ruidos que se produzcan. Mesetas de cocina y mesas de comedor no son las mejores opciones. Y si eres menor de edad con intenciones de ser modelista, siempre consulta con tus mayores antes de “ocupar” un territorio hogareño. Instalar una mesa de trabajo para su taller de maquetismo no requiere de una gran área.

Le ofrezco una interesante idea de cómo puede hacerse, aprovechando una esquina cualquiera. Consiste en un pequeño armario cuya tapa abatible será su mesa, a la que hay que dotar de iluminación. De esta manera tendrá a mano los utensilios, accesorios, pinturas y adhesivos, y ocupará poco espacio una vez recogido. Si se hace con esmero, se pinta o barniza, no afectará la estética del lugar donde se encuentre.

Otro asunto de interés para el aficionado son los materiales y complementos que requiere para su labor; son aquellos diminutos objetos que al parecer no tienen utilidad alguna, pero que cuando los necesitas, resulta que no los encuentras o recuerdas que los tiraste a la basura.

Muchos de los detalles a bordo de un modelo naval, pueden ser representados empleando alfileres, alambres (de cobre y eléctricos), arandelas, cuentas de colores, cadenas de bisutería rotas, palillos para limpiarse los dientes, fósforos usados, tornillos, tachuelas, sujetapapeles, clips de varios tipos, pedazos de cartón, carretes de hilo, botones e infinidad de cosas más.

Pero es preciso tenerlos a mano y clasificados; para lo cual se puede hacer una caja con divisiones, también es posible utilizar pomos. Es necesario que estén adecuadamente integrados a su gabinete-taller o disponibles en un lugar apropiado de la casa donde no estorben.

Anímese, haga su factoría y comience los trabajos en su pequeño, pero seguramente eficiente astillero.