Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Por la cultura del mar

Lugares del planeta

LOS ATOLONES

  Por: Abel del Valle Ochoa

Los atolones o lagunas coralíferas son arrecifes coralinos que forman anillas en medio del océano, las cuales se pueden cercar parcial o completamente, quedándose atrapada una gran cantidad de masa de agua.

En 1842 Charles Darwin, de acuerdo con los estudios que realizó en su travesía a bordo de HMS Beagle, explicó que estos son una continuidad del proceso de hundimiento de islas volcánicas ubicadas en el océano. También señaló que su formación pudo haber demorado centurias. Hasta la fecha, sus teorías son las más aceptadas.

Al hundirse la tierra, los arrecifes que se formaron alrededor de esta continúan su crecimiento hasta que finalmente se cierra y dentro se crea un variado hábitat. Allí conviven diversas especies, como peces, moluscos, crustáceos y esponjas, los cuales encuentran alimento gracias a los sedimentos de dichos corales. En diversas partes del planeta los podemos encontrar, como, por ejemplo, en el archipiélago de las Laquedivas y las Maldivas, ubicadas ambas en el Índico. También está el de Las Rocas, muy cerca de las costas de Brasil, en aguas del Atlántico. Pero, sin duda, la mayor concentración se halla en el Pacifico. ejemplos son las Carolinas y las Marshall.

 Al igual que hacen los demás animales, el hombre también ha sacado provecho a dicho fenómeno geológico. Por un lado son perfectos para realizar un turismo responsable, pues las personas tienden a bucear y practicar la fotografía marina, pero, por otro, se han aprovechado para fines más lucrativos de carácter destructivo.  Y es que debido a estudios realizados se ha podido confirmar que, dada la cantidad de sedimentación provocada a lo largo del proceso de formación, existen yacimientos petrolíferos de suma importancia. Por supuesto, esto ha abierto el apetito a transnacionales que han puesto en marcha proyectos para la extracción del crudo que allí existe.

También se han utilizado como campos de batalla. Durante la II Guerra Mundial, se produjeron intensos combates entre el Ejército Imperial japonés y el de los Estados Unidos. Además, han sido zonas de experimentación con fines militares. Un claro ejemplo lo es el Bikini, perteneciente a las Marshall. Allí, en 1954, el gobierno estadounidense autorizó el lanzamiento de la bomba nuclear más potente que tenía en aquel momento.

Las consecuencias fueron tan desastrosas que la contaminación se extendió a territorios cercanos. Esto, por supuesto, afectó al ecosistema de la región, a los habitantes de lugares aledaños y a los propios soldados norteamericanos que se encontraban allí estacionados en bases militares cercanas.    

 

 

 

ARTÍCULOS

       Por: Olida Ortega Toledo

        Por: Abdel kim

        Por: Pedro E. Pérez Bordón

        Por: Jorge Tomás Teijeiro

        Por: Abel del Valle Ochoa