Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

PIRATERÍA

LEYENDAS CUBANAS DE PIRATAS II

Por: Francisco Sardá

 

Chismes sobre una gorda llamada María

 

Algunos afirman que se trataba de una indígena venezolana traída por los piratas en contra de su voluntad. Al ser tan atractiva todos en la nave se enamoraron de ella y compartían sus favores sexuales. Era una mujer emprendedora, cuando desembarcaron decidió quedarse en tierra. También hablan acerca de la hija de un capitán español que naufragó durante uno de los huracanes característicos de la región. Supuestamente vivió en el Cabo de San Antonio, península de Guanahacabibes, en el extremo occidental de Cuba.

Los relatos coinciden en la descripción de esta moza al definirla como una sensual mujer de enormes pechos que llegó a ser una importante negociadora de la zona. Se dedicó fundamentalmente al tráfico de comida y mujeres para las embarcaciones piratas que transitaban por el último punto geográfico de Cuba y necesitaban protegerse del mal tiempo. Además atendía a aquellos que hacían escala para acechar a los convoyes españoles que navegaban por allí.

Por el tipo de mercancías que ofertaba a su clientela, se hizo sumamente popular entre los bandidos del Caribe. También cuentan que estableció relaciones comerciales con los piratas que tenían parcelas sembradas en la comarca, las cuales eran cultivadas por esclavos.

Quedan todavía en la Península de Guanahacabibes algunos descendientes de filibusteros y contrabandistas que conservan–e incrementan con su imaginación– las memorias de sus antepasados. Mientras, a María no será posible olvidarla gracias al funcionamiento del reconocido Centro Internacional de Buceo María la Gorda, donde muchos visitantes disfrutan de la práctica de deportes acuáticos.